NOTICIAS DESTACADAS:

............................................

............................................

FERIA DEL LIBRO:

2, 3 y 4 de octubre

............................................

BUSCANOS EN FACEBOOK "IES PABLO GARGALLO. Página Oficial"

Dos alumnos de 2º Bachillerato GANAN el XIV Nacional Jóvenes Emprendedores. Otro proyecto del Centro también llegó a la Final.
......................

lunes, 26 de abril de 2010

No hay primera sin segunda...


En Bolivia tenemos un ritual litúrgico a la hora de alegrarnos en nuestras guitarreadas, que consiste en vociferar “segundita”, en nuestras canciones, después de terminar la primerita. Los cumpas de Zaragoza se animaron a la segundita, tan gratificante como la primerita que encabezaron Mercedes, María José y Tomás. Pues es siempre complicado relatar los ricos acontecimientos de la realidad, que en general superan con creces a la palabra escrita; sin embargo intentaré ser fiel a esta bella visita de los zaragoceños, en esta segundita de una canción que empieza a configurarse como la más bonita.
Mercedes, por segunda vez, Pilar, Ana, Idoia y José Luís. Fueron las personas encargadas de visitarnos, representando a sus entidades educativas: Gargallo, Blecua, Sanz Briz y Virgen del Pilar. Llegando el 31 de marzo, tuvieron unos días de aclimatación rigurosa: en plena semana santa había que animar a estos cumpas con una introducción lúdica y algo festiva. Los detalles quedarán en la memoria de Pacolla, allá en las alturas de Cochabamba, en la casa de la familia Crespin Dijon. Estando ya preparados a la altura de Cochabamba, 2.500 metros sobre el nivel de nuestro mar cautivo, partimos rumbo a Qachari, uno de los internados rurales del Norte de Potosí, a unos 3.800 metritos respetables. Me tocó compartir la movilidad con los más jóvenes de la delegación, Idoia y José Luís, agradezco semejante azar, me permitió adentrarme en las imágenes y los contextos de dos jóvenes educadores, soñadores y comprometidos con sus medios y sus contextos sociales. Robert se llevó a la experiencia: Mercedes, Pilar y Ana, por cierto un lujo de experiencia. Personalmente provoqué discusiones de la compleja realidad española, como también visiones de lo nuestro. Unas tertulias de altísimo nivel entre varios temas, claro estando a más de 3.000 metros es de alto nivel. Nuestras montañas y cumbres son llamativas. Imponentes, mágicas y coquetas. Ofrecieron como siempre unas vistas ejemplares, para nuestros visitantes de Zaragoza.
A la llegada de Qachari vislumbramos a los niños y niñas, con sus vestimentas típicas y sus ritmos musicales, en sus actos envolventes empezaron a acariciar con su cariño y su respeto a nuestros visitantes. Bailes, música, vestimentas y más bailes, hasta llegar a la comunidad de Qachari. Una buena bienvenida, los discursos de rigor y otra vez los bailes. Por supuesto, luego se visitó los lugares de trabajo productivo: forestación, conservación de suelos y control de erosión. En la noche los consabidos Kulturanchej y a bailar se dijo, con paréntesis de entregas de presentes y cartas del Gargallo, entregadas por Idoia, Pilar y los cumpas de Zaragoza, y viceversa. Más tarde compartimos entre educadores algo más que una simple visita, fue José Luís el que hizo patria al quedarse hasta más tarde y bailar unos buenos huayños y zapateos. Las compañeras se fueron a descansar, era necesario. Al día siguiente, 4 de abril, la gran inauguración de la sala de computación de Qachari, cortaron la cinta de la inauguración Pilar e Idoia. Algo de chichita, cervecita y bailes.
Partimos luego muy puntualmente, hora boliviana, rumbo a Colloma. Nos quedaban cinco horas de viaje por delante, considerando situaciones de emergencias estéticas (fotos y cosas así) y emergencias de salud, pues unas seis horas. Pasamos por desvíos estratégicos en el pueblo de Sacaca, era el día de las elecciones municipales y prefecturales en Bolivia, por lo que estaban prohibidos la circulación de movilidades. Ni modo. Con un descansito en Vila-Vila, seguimos hasta Colloma. También llegamos puntualmente…con algo de retrazo de unos veinte minutos, eran las cuatro de la tarde y veinte. Se tocó el pututu en anuncio de nuestra llegada. La movilización general estaba declarada. Dennis, coordinador de Colloma, tiene la característica movilizadora festiva hasta las últimas consecuencias. Empezaron el recibimiento en la pequeña plaza del pueblo de Colloma, entre autoridades regionales, educativas y cumpas en general, junto a los educandos y educadores de la CEA (Centro Educativo Agroecológico) Colloma, se recorrió hasta el centro mismo de la CEA.
Misturas, colorido musical y cariño incorporado, se inició la estadía en Colloma. José Luís fue el encargado de transmitir los mensajes del Blecua. Esa noche una convivencia musical agradable, entre cánticos españoles, jotas y cosas parecidas, y gestos boli-latinos de parte nuestra. Algunos bailecitos interesantes además. A esas alturas del partido José Luís, otra vez, era ya el diplomático encargado de quedarse hasta ciertas horas poéticas, donde las circunstancias exigen el compartir aquello que nosotros llamamos el ajayu, es decir el espíritu, el alma, aquello que no es medible ni palpable por esta existencia, que va más allá de ella, en fin.
Al día siguiente, 5 de abril, se inició el día con la inauguración de la sala de computación, a cargo de José Luís: una buena ch´alla. Acto seguido nos dirigimos al sector del área productiva, donde Mercedes se encargó de inaugurar el gallinero, también con una buena ch´alla. Esa mañana recibimos la visita de las autoridades regionales, corregidores, sub-alcalde, dirigentes sindicales y originarios, manifestaron su complacencia con los visitantes. Para marcar el grado de compromiso con nuestras tradiciones milenarias, compartimos el Apthappi comunitario. En agradecimiento a nuestra diosa Pachamama, aquella que nos da todo el alimento diario y nos exige que compartamos entre todos. Capítulo seguido se realizó un encuentro deportivo entre las selecciones de Zaragoza y Colloma, fútbol si no me equivoco ya que no tuve la satisfacción de presenciar, tampoco de apreciar los talentos que se desarrollaron. Joder.
Creo que, por otro lado, los cumpas de Zaragoza vieron algo de la tradición del toro tinku. Por sus comentarios no tan interesante por el demasiado consumo de alcohol, por parte de algunos participantes. Ya en la tarde, alistar las maletas para partir hacia la comunidad de Quintapampa. La puntualidad cronometrada por reloj belga nos dirigió hasta la penúltima parada. Llegamos a las cuatro de la tarde como lo planificado, para variar bailes y recibimiento colorido, misturas y entusiasmo de alumnos, educadores, padres de familia y dirigentes originarios. Ana era la actriz principal. Representaba los mensajes del San Brinz. A pesar del movimiento ya característico de estos recibimientos, Quintapampa fue algo más tranquilo, con un ritmo más pausado y considerablemente aceptable para aquellas circunstancias, pues el cansancio hacía mella en las cumpas de Zaragoza. Creo que no tanto en José Luís. Después del Kulturanchej de la noche con los alumnos, y el compartir los regalos, pasamos nuevamente al salón de actos, para la reunión de puntos varios y sus respectivos análisis. Esta vez José Luís tuvo permiso del presidium de eventos, ya que sus condiciones estaban seriamente afectadas por el cansancio. Ni modo.
Al día siguiente, 6 de abril, Guichi, el coordinador de Quinta, había organizado la inauguración del Proyecto Productivo apoyado por el gobierno de Aragón, a seis comunidades de la región de Quintapampa. Pero para el asunto se necesitaba cruzar un río, casi a lo Jesús Cristo, casi. Y así fue. Los equilibrios corporales variaron bastante en función de las masas corporales. Interesante. En presencia de los compañeros de las comunidades respectivas, del proyecto, Mercedes dio por inaugurado de manera oficial dicho proyecto; aunque meses antes ya se tenían trabajos ejecutados con varias actividades. Se visitó, claro, de manera prosaica toda la parte productiva de la CEA Quintapampa. Ana estaba casi maravillada por el trabajo que se realiza, le recordaba decía ella a su niñez y parte de su juventud allá en su pueblo. Se cerró esta visita con un almuerzo espectacular: chancho al horno. A lo Asterix y Obelix regresando de Hispania. La realeza nos obsequió unos barquitos agradables, de pan y gustos variados del cerdo al horno. Realmente una pasada!!! Olé!!!
Después del rito de despedida, y los sentimientos profundos de reconocimientos mutuos, nos dirigimos al último tramo de este viaje educativo: Vila-Vila. Llegamos a las cuatro de la tarde más o menos. Se imaginaran que el recibimiento fue también apoteósico, sobre todo por la cantidad de alumnos que tiene este centro: cien. Y cien hacen la diferencia cuando se trata de música y vestimenta y alegría. Un poco más tarde se inauguró el gallinero de Vila-Vila con la respectiva ch´alla a cargo también de Mercedes. La contagiante alegría se distribuyó hasta la hora de cenar. Después a seguir bailando, con los espacios de las cartas y los regalitos respectivos del Virgen del Pilar. En el salón de eventos algo de música y el compartir de experiencias; el cansancio era evidente, a pesar del entusiasmo y la experiencia adquirida.
El siete de abril, último día de este recorrido, se visitó toda la infraestructura de este centro, el más grande y equipado de todos los internados rurales que K´anchay atiende. Hacia el medio día la última despedida a este maravilloso grupo de Zaragoza. Las palabras no me alcanzan para describir los sentimientos que se respiraron. Las lágrimas de Idoia, Ana y Pilar pues eran parte de ese tejido cultural, profundo y espiritual. Quedarán gravadas en nuestras montañas, en nuestros paisajes y sus seres tutelares quiénes moran en esas montañas. Y nuestras memorias. Estos regalos espirituales son un testimonio humano, de la posibilidad de hacer un mundo más placentero y cordial. Menos materialista y banal. Menos maquinizado y destructor de la esencia humana: sus sueños.
Pues termino así, también emocionado y dejando de lado mis poses intelectuales. En estas épocas de fracaso de los modelos económicos (liberales y marxistas), en estas épocas donde los valores humanos ya no significan nada (impunidad de los poderosos y justificación del terror y las guerras), en estas épocas de crisis ambiental y destrucción del entorno natural, no tenemos sino la esperanza de volver a encontrarnos a nosotros mismos: el morar en la tierra. Aquello que siempre supieron nuestros antepasados, la convivencia con la naturaleza (Pachamama para nosotros) y sus signos civilizatorios. Nosotros siempre supimos que nuestro futuro era nuestro pasado. Ahí nuestras raíces que olvidamos o nos hicieron olvidar. Hoy sólo nos queda recordar aquellos misterios que nos hacen avergonzar: la poesía, el espíritu, el compartir y el disfrutar sus exigencias. Que estos espacios, amigos de Zaragoza, vayan en ese mutuo aprendizaje, que no sean sólo paréntesis a la inercia, o lavados de conciencia respondiendo mecánicamente a un mundo cada vez más inhumano; pero que no tenemos que permitirlo, no podemos permitirlo. Y los jóvenes son el centro de esta contienda.
No me cansaré de agradecer a Mercedes por sus enormes esfuerzos de permitir estos hermanamientos. Gracias Mercedes. Y pues a Idoia, Ana, Pilar y José Luís, sabiendo que sus experiencias han sido únicas, agradecerles también por sus esfuerzos espectaculares con sus alumnos hacia nuestros internados, acompañen a sus alumnos, a sus hijos y sus entornos, con este mensaje que la filosofía actual resume acertadamente: humanizar la vida, hacer de este morar en la tierra con nuestros ancestros, como el objetivo más importante de la pedagogía actual. Más allá de la caridad me gustaría que se compartan las experiencias mismas, eso me parece lo fundamental, lo esencial.
Desde nuestras trincheras pedagógicas, les saludo de todo corazón a vuestro trabajo en vuestras trincheras.
Y que se venga la tercerita…

Max Murillo Mendoza, Cochabamba, 10 de abril de 2010.